Dólmenes de Oderitz

Jentilharribide

DIFICULTAD: Paseo

IDA Y VUELTA: 1 hora 30´

DESNIVEL: 58 m.

DISTANCIA: 3 ´5 km.

TRACK GPS

"El niño es pequeño, pero encierra al hombre;

el cerebro es limitado, pero alberga el pensamiento,

y el ojo es solo un punto, pero abarca leguas."

Alexandre Dumas (hijo)

Noviembre 2018

Recorrimos el bosque al ritmo del silencio, que es la paz, descubriendo los restos del tenebroso mundo de la prehistoria. Menhires, dólmenes, cromlech… monumentos de piedra en honor a los hombres que viajaron a la región de las sombras, en las negras alas de la muerte. Pasarían siglos antes de desenterrar estos antiguos templos religiosos a los que nuestros ancestros llamaron Trikuharri. (Germatore)

Pagamendi Trikuharri.

Hoy junto con unos amigos iremos a conocer los dólmenes de Oderitz en el valle de Larraun, en las inmediaciones de Lekunberri. Un paseo por el bosque donde conoceremos los restos de cuatro dólmenes. Un camino bien señalizado y apto para todos.

Duende del bosque.

Abanicos otoñales.

Nos desplazamos hasta Oderitz y dejamos el coche junto al frontón.

Aparcamos en la plaza junto al frontón.

Desandamos unos metros por la carretera hasta el sendero señalizado con carteles indicativos “Jentilharribide”.

Retrocedemos unos metros por la carretera.

Y seguimos los carteles indicativos.

Seguimos las señales amarillas hasta llegar al primero de los dólmenes. Pagamendi.

Continuamos por el sendero.

Sin pérdida.

Subimos un pequeño montículo.

Y como indica el cartel.

Llegamos a Pagamendi.

Dólmen de Pagamendi.

Continuamos por la ruta inmersos en el hayedo hasta Azolape, un dólmen de la edad del bronce que se encuentra en mal estado.

Continuamos por el bosque bailando el swish swish.

Con las marcas señalando el camino.

Curiosa rama-banco.

LLegamos hasta el siguiente dólmen

Ruinoso dólmen de Azolape.

El recorrido circular nos conduce por bosque sin pérdida hasta los dos últimos monumentos megalíticos: Milaldapa y Pikabotz.

Seguimos por el camino sin pérdida.

Y en otro alto encontramos el dólmen Milaldapa.

Seguimos y más adelante llegamos a Pikabotz.

Regresamos al pueblo en este corto y bonito paseo por el valle de Larraun.

Seguimos las marcas hasta Oderitz.

Oderitz.

Río Larraun.

POR : GERMATORE

vBulletin analytics