Dulantz (1239 m.)

DIFICULTAD: Ninguna

IDA Y VUELTA:2 horas 30´

DESNIVEL: 400 m.

DISTANCIA: 8, 15 km.

TRACK GPS

" Y ser la neblina del bosque

que mira y no deja mirar."

Marea

Agosto 2014

Urbasa se despertó esa mañana con su antiguo y usado vestido de niebla. Los árboles lavados daban su olor a verde y entre sus troncos, girones de nubes avanzaban con parsimonia. Arriba, en la meseta, solo se escuchaba las esquilas de las ovejas y me encontré siguiendo un camino inexistente, en una dirección desconocida, hechizado por aquel silencioso paisaje blanco. (Germatore)

Urbasa bajo un manto de niebla.

Hoy haremos una ascensión sencilla para alcanzar el techo de Urbasa, Dulantz. Hay varios itinerarios; el escogido, es el que parte desde la antigua venta de Zunbeltz, en la carretera de Lizarraga a Estella. Un paseo agradable en cualquier época del año, aunque si queremos disfrutar del paisaje hay que elegir un día soleado ya que la niebla suele ser muy frecuente en esta sierra, como hoy, aunque a mí siempre me ha gustado el bosque envuelto en niebla.

Buzón en Dunlantz .

Nos desplazamos hasta venta Zunbeltz y desde allí parte un camino claro, tras cruzar una langa, para acceder a los cimientos de la antigua edificación, que fue punto de encuentro de caminantes, montañeros y visitantes.

Cruzamos esta langa y seguimos por el camino.

Abejorro en un cardo mariano.

Abandonamos la venta y avanzamos junto al murete de piedras que se dirige hacia el bosque por un camino.

Avanzamos unos metros junto al muro.

Para ingresar en el bosque.

Caminamos al amparo de este denso bosque. Todos los árboles parecen iguales, pero todos son diferentes.

El camino por el bosque.

Haya.

El camino no tiene pérdida, pasamos por claros donde el otoño empieza a posarse lentamente y ascendemos por el hayedo entre la bruma que inunda la sierra.

Claro en el camino.

Bosque de Urbasa.

Caminamos sobre piedras y hojas secas, sobre musgo y helechos.

Continuamos por el camino.

Bosque de Urbasa.

Hasta llegar a una valla metálica que debemos cruzar para alcanzar un poco más adelante una pista que asciende desde Abárzuza y que debemos seguir.

Cruzamos la valla.

Continuamos por la derecha.

Esta pista nos conduce hasta los altos de Urbasa donde veremos algunos carteles indicativos.

Salimos al claro.

Seguimos sin pérdida.

Contemplando todo lo que nos rodea.

Tras pasar bajo dos bosquecillos en el camino veremos a nuestra derecha la cima de Dulantz. Buscamos algún sendero que se dirige hacia allí y coronamos la cumbre.

Dulantz entre la niebla .

Buzones.

Vértice en la cumbre.

A nuestro regreso, estar atentos en el momento de abandonar la pista para regresar a Zunbeltz. Debemos dejarla en la curva de la foto.

Dejamos la pista e ingresamos de nuevo en el bosque por aquí.

Regresamos a Zunbeltz por el mismo camino

Musgo en el camino.

POR : GERMATORE

vBulletin analytics