Flysch de Zumaia

DIFICULTAD: Precaución al andar por el Flysch. Ir con Bajamar.

IDA Y VUELTA: 1 hora 30´

DESNIVEL: 96 m.

DISTANCIA: 3, 4 KM.

TRACK GPS

" Quiero que no me abandones amor mío al alba "

Luis Eduardo Aute

Julio 2015

No me mires, porque me hundiría en tus ojos verdes, como una piedra en un mar cristalino. No me toques, porque tengo miedo de desvanecerme como una sombra al contacto con tu luz. No me cantes tu canción de sirena, porque me volvería loco y arrancaría mi corazón para ti. Pero no te vayas nunca, porque me romperé en mil porciones y me perderé en el puzle de este paisaje, como una pieza más, como un despojo más, arrojado por la marea. (Germatore para María)

Flysch de Zumaia.

Hoy vamos a conocer el Flysch de Zumaia con la familia. Un lugar impactante que no dejará a nadie indiferente. La excursión se puede realizar de muchas maneras y nosotros hemos elegido una sencilla y agradable, con un paseo por el bosque que desemboca en el paisaje más emblemático del flysch. Importante comprobar la tabla de mareas ya que que hay que acudir cuando esta la marea baja.

Flysh de Zumaia

Nos desplazamos de Zumaia a Deba o viceversa y en un punto del camino veremos las indicaciones de un desvío hacia el parque geológico de Sakoneta y el restaurante Errota Berri.

Cogemos este desvío.

Aparcamos junto al restaurante y comenzamos el paseo.

Aparcamos junto al restaurante.

Salimos por las escaleras siguiendo las marcas.

Una flor para la amá.

El camino discurre por pequeñas praderas y bajo el cobijo de todo tipo de árboles.

Comenzamos el paseo

Siguiendo las marcas.

Camino por el bosque.

Llegamos a un cruce, nos dirigimos hacia la derecha para acceder a un mirador del Flysch hacia la zona de Zumaia

Seguimos la senda hacia el mirador.

Vemos frente a nosotros la senda de descenso al Flysch.

A la izquierda una cuerda para descender por el acantilado.

El Flysch hacia Zumaia.

Una pose con mi hijo Eneko.

Desde aquí descendemos por el camino hasta el Flysch.

A nuestra izquierda continúa el camino.

Siguiendo las marcas que se unen a las de la G.R.

Ya vemos una parte del gran Flisch de Zumaia.

Ahora nos desplazamos con cuidado por este curioso paisaje tortuoso.

Camino de Sakoneta.

Otra vista del Flisch.

Caminamos con precaución.

Avanzamos junto a las paredes del acantilado hasta llegar al extremo donde se presenta ante nosotros la playa de Sakoneta.

Foto familiar.

Camino por el Flysch.

Acantilado en descomposición.

Punta Sakoneta.

Playa de Sakoneta

Germatore en el Flysch.

Los más pequeños disfrutan con la pequeña fauna marina. Regresamos por el mismo camino

Señor cangrejo.

Buscando kiskillas.

Regresamos hasta Errota Berri.

A que os ha gustado?

POR : GERMATORE

vBulletin analytics