Ermita de San Pedro

Sakana, tierra de robles.

DIFICULTAD: Paseo

IDA Y VUELTA: 2 horas

DESNIVEL: 111 m.

DISTANCIA: 7, 5 km.

TRACK GPS

"Un rey no es rey por voluntad divina, sino porque sus antepasados se lo montaron divinamente."

La Polla Records.

Marzo 2015

Año 717. El olor de la hierba al sol impregnaba el aire. Bajo una bóveda de hojas secas y ramas se agazapaba la ermita de san Pedro, escondida entre los robles viejos de la Sakana, donde Garcia Ximenez era coronado como primer rey de estas tierras. Aquel fue un tiempo de guerras, un tiempo de héroes y leyendas en el que los antiguos pobladores de Navarra habían resistido a la invasión de romanos, visigodos y sarracenos, unas veces aliados y otras enemigos pero nunca dominados, ni por reyes propios ni por extraños.(Germatore)

Ermita de San Pedro (Alsasua).

Hoy daremos un bonito paseo con la familia y unos amigos por el viejo bosque de robles de Alsasua para acercarnos primero a Dantzaleku, un área recreativa donde podemos ver como se aprovechaba la madera para la construcción de grandes naves y más tarde acercarnos a la ermita de San Pedro, donde fue coronado García Ximenez como primer rey de Navarra.

Dantzaleku, área recreativa.

Nos dirigimos hasta Alsasua y veremos carteles que nos indican la dirección de Dantzaleku. Nosotros hemos dejado el coche junto al cementerio y hemos comenzado desde este punto la excursión.

Seguimos las indicaciones.

Caminamos un pequeño tramo por carretera y enseguida veremos un desvío a la derecha que nos conduce por un sendero hasta el área recreativa de Dantzaleku.

Caminamos entre prados.

Que verdean con la llegada de la primavera.

Dejamos la carretera en este punto.

Llegamos a esta área recreativa donde podemos ver una casa en un árbol que es una escultura de Txuspo Poyo y se llama "Casa árbol". En el interior del bosque veremos como buscaban las piezas de los barcos en la forma de los árboles. Y también tenemos mesas y bancos junto a las barbacoas.

Llegamos a Dantzaleku.

Casa-árbol.

Interior de la casa-árbol.

Los niños se divierten buscando las piezas del barco.

Al final del área recreativa veremos junto a la carretera un desvío a la derecha que debemos tomar para dirigirnos a la ermita de san Pedro.

Continuamos por la senda de la derecha.

Entre grandes robles.

Disfrutando de esta mañana soleada.

El camino es agradable y silencioso, roto tan solo, por el canto de los pájaros.

Grandes robles en el camino.

Cruzando el puente.

Seguimos el camino principal, ignorando los desvíos.

Junto a la ermita podemos almorzar tranquilamente, un buen lugar para que jueguen los más pequeños y donde se respira tranquilidad.

Llegamos a San Pedro.

Leyenda en la entrada a la ermita.

Grandes robles en los alrededores de san Pedro.

Foto en el hueco de un árbol.

Almuerzo en familia.

Haciendo fuego con palos.

Para regresar, lo podemos hacer por el mismo camino o buscar una senda que discurre junto a la carretera que continua por la parte trasera de la ermita.

Camino de regreso por esta senda, paralela a la carretera.

Cuando la carretera pasa sobre el río nos desviamos a la derecha.

Regresamos a Alsasua por el "monte cerrado".

POR : GERMATORE

vBulletin analytics