Sancho Abarca (630 m.)

El Aguilar (613 m.)

DIFICULTAD: Orientación. Llevar GPS

IDA Y VUELTA: 5 horas

DESNIVEL: 409 m.

DISTANCIA: 16 km.

TRACK GPS

"Volverán las oscuras gaviotas 
en tu balcón con sus nidos ya colgaos…"

In Vitro

Enero 2019

Los Barrancos se abrían paso por la bardena negra sin orden ni control, dejando sus siniestras paredes pobladas de un sinfín de tétricas figuras, que nos observaron al ascender a la ermita de Sancho Abarca. La luna les robó el color y dejó al descubierto estas figuras pálidas, que expulsaron la oscuridad de las profundidades de su lecho, reflejando la claridad de la mañana en barras de luz. (Germatore)

Barranco de la Virgen.(Bardena negra.)

Hoy Adolfo y yo vamos a la Bardena Negra para ascender hasta la ermita de Sancho Abarca, la punta y el cabezo del Aguilar y recorrer los barrancos de la Virgen y Valdenovillas. Cuenta la leyenda que en 1569 un pastor roncalés encontró una virgen en un barranco cercano al castillo de Sancho Abarca. Fue dar la noticia a Fustiñana y en el camino se encontró con un cazador de Tauste que corrió hasta su pueblo para dar cuenta de la singular aparición. Los taustanos acudieron rápidamente al lugar y se llevaron a la virgen, adelantándose a los navarros. Hubo un conflicto, que el arzobispo de Zaragoza zanjó dando la razón a los maños. Esta reliquia se encuentra hoy en la ermita que visitaremos y que construyeron los vecinos de Tauste a tan solo 700 m. de Navarra.

Punta del Aguilar.

En la carretera de Fustiñana a Zaragoza, junto al P.K. 22 veremos un desvío a la izquierda por una pista firme, apta para los coches. A unos 5 km. dejamos el coche y comenzamos a caminar en dirección a Sancho Abarca que distinguimos fácilmente en la distancia.

Dejamos el coche jun to a este cabezo.

Salimos hacia el cabezo de Sancho Abarca.

Nos introducimos en el barranco, avanzamos un tramo por el interior y deberemos salir por un ramal a la izquierda.

Descendemos al interior del barranco.

Y avanzamos unos cientos de metros.

Por el típico barranco bardenero.

Hasta que tomamos este ramal a nuestra izquierda.

Continuamos un tramo por este nuevo barranco hasta ascender a la llanura.

Adolfo en el interior del barranco.

Salida del barranco.

Avanzando hacia Sancho Abarca.

Encontramos una pista en la parte derecha de este valle que se dirige hacia el cabezo de Sancho Abarca. La seguimos.

Avanzamos por esta pista, al fondo Sancho Abarca.

De nuevo nos sumergimos en un nuevo barranco, el barranco de la virgen, siempre en dirección al cabezo de Sancho Abarca coronado con la ermita.

Seguimos por el sendero casi invisible.

Una formación en la negra.

Continuamos por este paisaje característico de la negra.

Salimos de nuevo a la llanura por la parte de la derecha para ascender hasta un camino que nos conduce al santuario.

Otro rincón singular.

Ascendemos hasta una pista en el cabezo de enfrente.

Subimos una rampa.

Y llegamos al camino.

Las caidas de la negra.

Seguimos en ascenso.

Ganando altura.

En tono claro vemos el cabezo y la punta del Aguilar.

Cima de Sancho Abarca.

Santuario de Sancho Abarca.

Salimos del cabezo por una pista y al llegar a la altura de los molinos nos desviamos a la izquierda hacia el cabezo del Aguilar.

Cantinuamos por esta pista.

Y ahora por campos de cultivo.

Caminamos por los campos de cultivo para asomarnos hasta la punta de este cabezo.

Sancho Abarca desde el Aguilar.

Punta del Aguilar.

Descendemos por la parte izquierda un tramo sin perder mucha altura y caminamos con precaución por este tramo avanzando por la ladera del cabezo.

Continuamos por la ladera izquierda.

Bajo la punta pedregosa.

Que nos deja bonitas estampas.

Una pose en el Aguilar.

Deberemos ascender una pequeña cuesta para coronar la cima del cabezo del Aguilar.

Cima del Aguilar.

Buscamos un escondido sendero en la parte derecha que baja hasta una balsa de agua. Este tramo también requiere precaución. Aquí encontramos el inicio del barranco de Valdenovillas que nos conducirá de vuelta al coche.

Descendemos hasta el barranco de Valdenovillas.

Donde el sendero avanza por un terreno incómodo.

Con bonitas imágenes.

Y algún obstáculo.

Para regresar hasta el coche.

POR : GERMATORE

vBulletin analytics