Angarillones (488 m.)

*En primavera está prohibido el acceso para protección de aves nidificantes.

DIFICULTAD: Orientación en el tramo final.

IDA Y VUELTA: 3 horas

DESNIVEL: 300 m.

DISTANCIA:11 Km.

TRACK GPS

"Sin la amistad la vida es un desierto"

Sir Francis Bacon

Enero 2012

El cielo azuleaba fundiéndose con una gasa escarlata cuando el sol asomó bostezando tras los cabezos inconfundibles del páramo, que aun llevaban atrapada en su piel la oscuridad de la noche. La luz dorada del amanecer iluminaba los balcones arcillosos de aquel lugar desierto y escondido, guarida de lobos solitarios que aullaban a la luna mientras el viento inagotable azotaba la llanura. (Germatore)

Bardena blanca.

Hoy vamos a ascender una de las cimas más importantes de Las Bardenas llamada Angarillones. Su situación nos deja ver gran parte de todo el territorio Bardenero. El camino comienza en el Rincón de La Ralla. Pasando Arguedas por la carretera nacional y después de una gasolinera veremos en el lado izquierdo un cartel que nos indica el camino a seguir para ingresar en el parque natural de Bardenas Reales. Tras llegar a la puerta del cuartel militar, ponemos el cuentakilómetros a 0 y nos desviamos por la pista de la derecha, en el kilómetro 10´3 aparcamos el coche junto a un corral.

Dejamos el coche junto a este corral.(Rincón de la ralla)

Retrocedemos 50 metros y seguimos una pista que es la Cañada Real de los Roncaleses. A nuestra izquierda vemos el cabezo de Sanchicorrota, famoso por ser la guarida del famoso bandido que le da nombre.

Dejamos el coche y retrocedemos 50m. hasta la cañada real que vemos en la foto.

Nos introducimos en el cañón que forman la ralla y el rallón.El amanecer nos deja contemplar los primeros rayos de sol sobre el Rallón.

El rallón a nuestra izquierda.

Nos salimos del camino para contemplar una extraña formación con forma de arco en las formidables paredes de la ralla.

Arco en la ralla.

Paredes de la Ralla.

En lo alto del cabezo vemos como nos observan los buitres que siempre están al acecho, al más puro estilo norteamericano.

Buitres sobre la roca.

El camino continua junto a unas grandes paredes que nos conducen por un desfiladero entre la Ralla y El Rallón.

El paso entre la ralla y el rallón.

A nuestra derecha vemos la cima de La ralla.

Cima de la Ralla.

Contemplamos las diferentes formaciones. Las paredes parecen agrietarse por la fuerza del agua.

Bonita formación

La erosión con aspecto de ruinas.

Salimos del desfiladero y a nuestra izquierda contemplamos la cima del Rallón.

Cima del Rallón.

Pasamos junto a esta pirámide de barro que nos sirve de referencia para el regreso

Dejamos esta pirámide a la derecha, luego la pista nos acerca hasta ella.

Ahora podemos apreciar el majestuoso Piskerra junto a su hermanito.

LLegamos a la altura de Piskerra.

Seguimos por la pista que nos lleva de frente a Angarillones.

Seguimos la pista a la derecha vemos la cima.

Llegamos a un cruce, a nuestra izquierda hay un corral, nosotros continuamos por un desvío a la derecha.

Nos dirigimos hacia la base de estos cabezos y continuamos por dicha base.

Rodeamos el cabezo, llegaremos a la altura de la pirámide y seguiremos hasta la parte trasera de Angarillones donde dejaremos la pista y un poco a ojo nos adentramos entre la vegetación.

Nos dirigimos hacia la cima por la base del cabezo.

Vamos siguiendo algún hito por la parte izquierda del barranco.

Avanzamos junto al barranco.

Seguimos una pequeña senda que asciende suavemente hacia la cima.

Buscamos esta senda y la seguimos.

LLegamos a la cima de Angarillones y regresamos hasta el coche por el mismo camino.

Cima de Angarillones.

POR : GERMATORE

vBulletin analytics