Orhy (2021 m.)

DIFICULTAD: Fuerte desnivel y las dificultades de un 2000

IDA Y VUELTA:2 horas 30´

DESNIVEL: 510 m.

DISTANCIA: 6 km.

TRACK GPS

Oriko txoria, Orira tira.

(El pájaro de Orhy en el Orhy es feliz)

Marzo 2010

Si realizamos la travesía transpirenaica desde Cataluña, el pico de Orhi es el último dosmil. Su peculiar forma, sus espectaculares vistas y la relativa facicildad de acceso a la cima, hacen de esta montaña, una de las más visitadas del pirineo navarro. Frontera natural entre los territorios de Navarra y Zuberoa emerge soberano de la tupida selva de Irati. (Germatore)

Pico de Orhy.

Atravesamos Otxagabía a la par del rio Salazar y seguimos rumbo a Izalzu. Una vez dejado atrás Izalzu la carretera nos lleva a un cruze con desvío a Isaba. Seguimos hacia la izquierda, ignorando el desvío a Isaba y nos dirigimos al puerto de Larrau ( Larrañe ). En invierno la carretera se corta en Pikatua, donde se encuentra el centro de esquí nórdico Abodi. En otra época del año continuamos hasta el túnel, que hace de frontera. Se puede aparcar antes del túnel o tras atravesarlo, en un pequeño parking. Salimos de Pikatua y comenzamos el ascenso por la ladera, a la derecha de la carretera.

Subida por encima del túnel.

Una vez que sobrepasamos el tunel, la pendiente se presenta más pronunciada y seguimos por el sendero claramente marcado.

Empinado ascenso desde el comienzo.

Tras avanzar por la loma izquierda de la cresta llegamos a una plana rocosa desde la que se divisa la cercana cima del Orittipia.

Vamos dejando atrás pequeñas lomas.

El sendero continua y nos acercamos al precipicio para contemplar las vertiginosas rampas que descienden en picado al territorio vecino de Zuberoa.

Frontera natural de territorios.

No podemos evitar detenernos para contemplar el horizonte, que nos trasmite la sensación de estar sobrevolando por encima de las montañas nevadas.

Emerge tras nosotros el pirineo.

Una cascajera sube directa a la cumbre pero seguimos por el sendero ya que esta opción puede resultar muy peligrosa

Cascajera al acercarnos a la cima.

Al aproximarnos al último repecho, pasamos por un pequeño collado que nos lleva a otra cara de la montaña desde la que subiremos hasta la cima rodeando la punta.

Ya falta poco.

Al coronar la montaña se olvida todo. Por el camino quedan, como pequeñas losas que arrastramos en la vida, los problemas de la fábrica, las letras de la hipoteca, las comeduras de tarro y el largo etcétera que se interpone entre nosotros y nuestra felicidad.

El esfuerzo a merecido la pena.

La cima

POR : GERMATORE

vBulletin analytics