Peña Ezkaurre (2047 m.)

DIFICULTAD: Importante desnivel

IDA Y VUELTA: 4 horas

DESNIVEL: 820 m.

DISTANCIA: 7 km.

TRACK GPS

"Respirar, escapar la ansiedad se evaporó.

Sin hablar, sin pensar, nadie más, tan solo yo."

Memo

Abril 2011

Amanecía bajo unas nubes que amenazaban tormenta. En el cielo plomizo y gris se abrió una ventana por la que entraron trapecios de luz blanca que iluminaron las avenidas que formaban aquellas montañas suicidas en las que se había quedado atrapada la oscuridad de la noche. Una Gran montaña solitaria se alzaba en ese escenario, silenciosa como un centinela y envuelta en un manto de brumas y oscuridad. Las ráfagas de luz blanca iluminaron ese océano infinito de nubes grises que la cubrían como un sudario de acero. (Germatore)

Amanecer en Zuriza desde peña Ezkaurre.

En el recorrido de hoy ascendemos a uno de los dosmiles navarros. La peligrosa Peña de Ezkaurre se ha cobrado varias vidas de montañeros en la vertiginosa ascensión por su piel rocosa. La piedra desprendida, sumada a las imparables cuestas que conforman esta corta ascensión, forman una trampa que, en condiciones climatológicas adversas, es mejor descartar, a no ser que accedamos con la equipación adecuada.

Peña Ezkaurre.

Desde Isaba nos dirigimos al camping Zuriza y antes de llegar, al coronar el puerto de los navarros y justo en la muga entre Navarra y Aragón, veremos a mano derecha un aparcamiento donde debemos dejar el coche.

Aparcamos y a 50 m. cogemos un desvío a la derecha.

Unos cincuenta metros más adelante descendiendo por la carretera en dirección a Zuriza, veremos una senda señalizada con marcas rojas y blancas a nuestra derecha, si tomamos correctamente esta senda y estamos atentos a las marcas no tenemos problemas para ascender hasta la cima. Durante este primer tramo por el bosque, podremos comprobar la forma de estos árboles que han crecido en un terreno en condiciones climatológicas hostiles.

Desvío.

Arboles retorcidos como cuellos de cisne.

Tras esta primera subida, salimos a la zona rocosa y despejada de la peña. Al salir del bosque, veremos un desvío a la izquierda y una senda que asciende de frente un poco a la derecha.

Salimos del bosque.

Subimos por aquí.

El ascenso es continuo y vamos ganando altura. Esta es la parte más peligrosa del trayecto, sobre todo si hay placas de hielo en el camino ya que una caída podría ser fatal.

Ascendemos por el precipicio.

La última parte del recorrido transcurre por un paisaje extraterrestre, entre neveros y un mar de piedra gris.

Roquedo junto a la cima.

Llegamos a la cima y disfrutamos de este espectáculo de montañas en estado puro.

Nevero en la cima

Comenzamos el descenso por el mismo camino de subida hasta llegar al bosque. En la parte alta del bosque y poco después de haber entrado en él, veremos una marca roja y blanca con un aspa, seguimos por ahí. Este camino es recomendable para el regreso, ya que es algo más suave y diferente de la subida.

Nos desviamos por el camino del aspa.

El camino desciende suavemente entre los pinos y en el horizonte las altas montañas nevadas del pirineo.

El camino entre los pinos.

Tras este paseo, llegaremos al punto de partida directamente.

LLegamos al punto de partida.

POR : GERMATORE

vBulletin analytics