Bidouze

DIFICULTAD: ninguna

IDA Y VUELTA: 2 horas 50´

DESNIVEL: 510 m.

DISTANCIA: 9´5 km.

TRACK GPS

"Piensa antes de hablar, lee antes de pensar."

Fran Lebovich

Abril 2024

Una escondida caverna abría su siniestra boca. Parecía gritarle al mundo: Late corazón, no todo se lo ha tragado el progreso. Subiremos con el viento, como cometas al cielo, volaremos en los rincones de las montañas más altas, en la profundidad de los bosques, en la inmensidad de los mares. Por el poder de la vida, hecha de luz, sangre y fuego, caminaremos donde no haya bosques quemados, ríos podridos, ni cielos grises de nubes tóxicas. (Germatore)

Bidouze.

Hoy Adolfo, Xabi y yo vamos a ir a Iparralde, para ascender hasta el nacedero del Bidouze, en el macizo de Arbaila. Ubicado en la muga entre la baja Navarra y Zuberoa, es una de las maravillas de Euskal Herria. Un lugar cuya belleza hace pensar a los nostálgicos, que este fue el hogar de seres mitológicos de la cultura vasca, como Herensuge y las Lamiak.

Nacedero del Bidouze.

Nos desplazamos hasta Donaixti-Ibarre y tomamos la salida en dirección a 'Eztigar', cooperativa local de sidra. Seguimos por esta misma carretera durante aproximadamente 3 kilómetros hasta llegar a un pequeño parking que marca el inicio de la ruta.

Parking en el comienzo.

Seguimos las indicaciones que nos conducen por una pista hasta alcanzar un puente que deberemos atravesar.

Seguimos las marcas.

Por la pista cómoda .

Que hoy exhibe su verdor.

Arbaila.

Y avanzamos por las praderas...

Y bosques que alfombran estas montañas

Ya vemos las primeras cascadas.

Adolfo y Xabi por la pista.

Llegaremos a este puente.

Ascendemos por un sendero que discurre cercano al curso del Bidouze, donde disfrutaremos de este bosque y de los saltos de agua que amenizan el camino.

El sendero por el hayedo .

Otra imagen de este pequeño paraiso.

Arriba los acantilados que cierran este valle.

Otro rincón en el camino.

Cascada en el ascenso.

Hogar de las Lamiak.

Seguimos por el sendero rocoso.

Disfrutando de esta mañana soleada.

Continuamos subiendo hasta llegar a la cueva donde nace el río Bidouze.

Seguimos subiendo sin tregua.

Y llegaremos a la cueva-nacedero.

Todo el grupo en la cueva de Bidouze.

Ya solo queda regresar por el mismo camino hasta el punto de partida, donde hay un merendero para recuperar las fuerzas.

Regresamos por el mismo camino.

Pista y fin.

POR : GERMATORE

vBulletin analytics