Desfiladero del Purón

Valle de Tobalina

DIFICULTAD: Ninguna

IDA Y VUELTA: 2 horas 30´

DESNIVEL: 188 m.

DISTANCIA: 7, 7 km.

TRACK GPS

"Morir queriendo ser libre, encontrar mi lado salvaje, ponerle alas a mi destino, romper los dientes de este engranaje."

La renga.

Abril 2015

Viajar, ampliar el conocimiento, descubrir nuevos lugares, es para mí muy gratificante, como las virtudes de la lectura, fuente inagotable de entretenimiento, a cualquier hora y en cualquier lugar. Caminar por territorios colmados de historia, donde la humanidad ha dejado testimonio de sus pensamientos, sus emociones y sus fantasías hacen que esta sea la mayor de mis aficiones. (Germatore)

Desfiladero del río Purón.

Una buena escusa para escaparse a Burgos en su frontera con Euskadi es visitar el valle de la Tobalina. Allí, donde antes hubo una central nuclear (Garoña), la naturaleza nos ofrece unos cuantos lugares de interés. Si bien es cierto que el valle continua asaetado por las torres de electricidad, podremos encontrar cañones, cascadas y castillos medievales que lo compensarán

Puente medieval de Frías.

Nos hemos alojado en el albergue del valle de Tobalina, en Quintana Martín Galíndez. Un pueblecito situado en el centro de este valle y a poca distancia de todos los puntos de interés, buen trato, cómodo y buen precio. Desde este punto vamos al cercano pueblo de Herrán, dejamos el coche en el parking y comenzamos a caminar un pequeño tramo por carretera hasta llegar al pueblo.

Al llegar a Herrán, salimos por aquí..

Caminamos junto a una regata y llegaremos a un área de recreo.

Caminamos junto a la regata.

Pasamos junto un área de descanso.

Nos vamos internando en el cañón disfrutando de los riscos a los lados del camino

Las paredes se estrechan.

Riscos en el desfiladero.

El camino se adentra en un paso estrecho, se escucha el rumor de las primeras cascadas.

Árboles en flor en el camino.

Se oyen las primeras cascadas.

Caminamos por este pequeño desfiladero contemplando paredes arriba y cascadas abajo.

Nos adentramos en el cañón.

Donde las paredes se estrechan.

Para deleitarnos con su grandeza.

A la salida de este desfiladero encontramos a mano derecha un área de recreo y a la izquierda la ermita de San Roque y Felices.

Ermita de San Roque y Felices.

Vistas desde la ermita.

Continuamos camino disfrutando de los rincones bañados por este río de aguas cristalinas.

Remontamos el camino junto al río.

De aguas cristalinas.

Y Llegamos a Euskadi.

Entramos en el herrialde de Araba donde comienza una subida por un escarpado precipicio. Un pequeño tramo que recorremos con precaución.

Subimos con precaución en este tramo.

Decorado con saltos de agua.

Tras un paseo por un tramo de bosque llegaremos al punto más carismático de este recorrido. Donde las aguas se encajonan entre las paredes y nos deleitan con maravillosos saltos de agua.

Continuamos en ascenso.

Y nos introducimos en el bosque.

Hasta llegar a este punto. El más carismático del recorrido.

Seguimos ascendiendo para contemplar el interior del cañón, para visitar las entrañas de esta montaña.

Cascadas en el interior del cañón.

Más cascadas.

Que nos acompañan en este tramo.

Hasta salir de la zona más estrecha del desfiladero.

Podemos llegar hasta una ermita, nosotros hemos regresado por el tiempo que empeora.

Regresamos a Herrán.

Por el mismo camino.

Regresamos a Herrán y para completar el día, visitamos las cascadas de Pedrosa.

Postal de las cascadas de Pedrosa.

Con mi mujer y mi hijo.

Otra imagen de las cascadas de Pedrosa.

Y el pueblo medieval de Frías.

Puente medieval de Frías.

Imagen del castillo de Frías.

Incrustado en la roca.

Otra imagen de la torre.

Para terminar vamos a visitar Tobera, con su Ermita y sus cascadas.

Ermita de Santa María de la Hoz. (Tobera)

Cascada en Tobera.

Otra cascada de las que recorren todo el pueblo.

POR : GERMATORE

vBulletin analytics