ESPARAZ (1022 m.)

DIFICULTAD: Un cruce importante al final.

IDA Y VUELTA: 3 horas

DESNIVEL: 431 m.

DISTANCIA: 6, 5 km.

TRACK GPS

"Voy a subir a las nubes y dejarme llevar,

Y el viento que me lleve,

que me deje en cualquier lugar."

KETESNUKO

Marzo 2013

Las nubes se habían caído del cielo, transformándose en niebla que reptaba por los valles dormidos. El sol asomaba en el horizonte, como una mariposa dorada, que al abrir sus alas iluminara el mundo. Un cielo azul intenso, veteado de nubes, se arrastraba sobre la sierra de Ipasate ,en este amanecer reluciente, de los últimos días de invierno. (Germatore)

Amanecer en Ipasate.

Hoy ascenderemos el techo de la sierra de Esparaz que lleva el mismo nombre. Haremos un recorrido circular desde el pequeño pueblo de Arguiñariz, que estuvo abandonado y ahora vuelve a renacer. La subida es por pista, para disfrutar de la imagen de Peña Grande y Peña Txika y la bajada por una senda envuelta en un espeso bosque de pinos.

Peña Grande y Peña Txika en el camino a Esparaz.

Desde Zizur tomamos la carretera hacia Belascoáin, muy bien indicada. A la salida de Belascoáin pasamos el puente sobre el río Arga y tomamos la dirección de Puente la Reina. Enseguida veremos el desvío a Arguiñariz, subimos hasta el pueblo y dejamos el coche junto a un pequeño frontón.

Salimos de Arguiñariz siguiendo la carretera.

Un amanecer bíblico sobre un océano de niebla nos sorprende al comenzar este recorrido.

Sierra de Ipasate.

Seguimos por la carretera que se acaba y se convierte en pista, rodea el pequeño pueblo y se aleja hacia la montaña cruzando una valla metálica.

Cruzamos la valla y seguimos subiendo.

En un desvío tomamos el camino de la derecha, seguimos ascendiendo, nos damos la vuelta y vemos como queda atrás el pueblo.

Tomamos el camino de la derecha.

Dejamos abajo el pueblo, a orillas del mar de niebla.

Ascendemos suavemente por este camino con un extenso bosque de pinos a nuestra izquierda y el valle de Etxauri a nuestra derecha.

Continuamos por el bosque.

Valle de Etxauri.

Veremos un collado entre el monte Ollakarizketa a la derecha y el monte Esparaz a la izquierda, pertenecientes ambos a la sierra de Esparaz, un ramal de la sierra de Andía.

Collado entre Esparaz y Ollakarizketa.

Al llegar al collado continuamos por la pista y veremos frente a nosotros las peñas, continuamos por este camino hasta la valla.

Peña Txika delante y Peña Grande detrás .

Nos dirigimos hasta el collado.

Cruzamos la valla y continuamos por la pista. En este tramo podremos contemplar el valle de Guesalaz.

Cruzamos la valla y seguimos por la pista.

En un desvío, seguimos por la izquierda y más tarde volvemos a cruzar una valla.

Seguimos el camino de la izquierda.

Ahora es la parte más importante. Tenemos ante nosotros el embalse de Alloz y en este tramo hay que abandonar la pista y tomar un camino herboso que asciende hacia la cima en línea recta entre un bosque de pinos.

Al fondo el embalse se Alloz .

En este punto abandonamos la pista.

Ascendemos entre los pinos y en poco tiempo llegaremos a la cima, donde hay un buzón y un vértice geodésico sobre unas rocas de conglomerado.

Subida entre los pinos.

Vértice geodésico y buzón en Esparatz.

Cruzamos una valla y comenzamos el descenso.

Comenzamos el descenso por aquí.

Estamos atentos a los hitos de piedras y la senda nos conduce en poco tiempo a las afueras del pueblo donde nos encontramos con la pista de subida.

La bajada por esta senda es más rápida que la subida .

Para regresar al coche podemos hacerlo dirigiéndonos a la Iglesia directamente desde el cementerio y pasando por un patio ajardinado.

Al llegar a la altura del cementerio, vamos hasta la iglesia.

Pasamos por la puerta que se ve junto a la casa.

A la curia le ha gustado el dinero desde tiempos inmemoriales, como lo demuestra este escudo del siglo XIII.

Curioso símbolo en la puerta de San Martín.

POR : GERMATORE

vBulletin analytics