TESOROS DE URBASA

Ciudad de piedra de Artea

Etxaurte - Peña Ancha (1025 m.) Aitzandieta (1015 m.)

Haya de Limitaciones y Cueva de los Cristinos

Bosque encantado de Artea

DIFICULTAD: Recomiendo GPS

IDA Y VUELTA: 4 horas. 20´

DESNIVEL: 328 m.

DISTANCIA: 12 km.

TRACK GPS

Quien quiere de verdad quiere en silencio,

con hechos y nunca con palabras"

Carlos Ruiz Zafón

Junio 2020

Caminábamos por Améscoa, el lugar de los sueños. Subimos hasta el bosque de agua y vimos Artea, la ciudad de piedra, alzándose como fuego bajo la luz que se colaba por un techo abovedado de ramas y hojas. El cierzo, viento del norte, traía consigo susurros misteriosos que se colaban por los pasillos rocosos y silbaba canciones al rozar el musgo que cubría las paredes silenciosas, adornadas con sus abalorios blancos, que eran gotas de luz. (Germatore)

Artea, ciudad de piedra en Urbasa.

Hoy vamos a conocer unos cuantos tesoros que se esconden en la sierra de Urbasa. Partiendo de Larraona subiremos a la sierra hasta la ciudad de piedra de Artea, caminaremos por bosque hasta la inquietante cima de Peña Ancha, continuaremos para descubrir El haya de Limitaciones ( Monumento Natural 33 de Navarra), mas tarde descenderemos a la espectacular cueva de los Cristinos con su lago interior y de vuelta a Larraona pasearemos por el bosque encantado de Artea. Una vuelta que no dejará a nadie indiferente por su alto valor paisajista y su exuberante belleza.

Lago interior en la cueva de los Cristinos.

Piti, caminando por el bosque de Artea.

Cima de Etxaurte (peñaAncha)

Bosque encantado de Artea.

Nos desplazamos hasta Larraona, en el valle de Ameskoa y subimos hasta la parte alta del pueblo por una pista cementada que parte desde la carretera principal a la derecha en dirección al pequeño parque de Urbasa-Aventura. Aparcamos donde podamos ya que está prohibido circular por esta pista que asciende a la sierra de Urbasa. Una empinada y dura cuesta asume casi todo el desnivel del recorrido.

Salimos de Larraona por la pista hacia Urbasa.

Ascendemos sin tregua.

Hasta la parte alta de la sierra.

Nada más llegar a la parte alta y antes de ingresar en el parque natural, tomamos un sendero a la derecha.

Tomamos este sendero.

Caminamos por Artea en la proximidad del bosque encantado de Larraona, pero nos dirigimos a la conocida como ciudad de piedra de Artea, de similares características, pero quizás con estructuras de piedra más altas

Ingresamos en Artea .

En el frondoso bosque de hayas de Urbasa.

Grandes moles de roca decoran este curioso paraje.

El sendero discurre por pasillos naturales.

Hay un punto donde se concentran unas moles gigantes de piedras cubiertas de musgos y hiedras, este punto es conocido como la ciudad de piedra de Artea.

Ciudad de piedra de Artea .

Un paraiso para los txikis .

Continuamos por el sendero que nos conduce hasta la cima de Etxaurte - Peña Ancha.

Seguimos por la senda hasta Etxaurte .

Cuya peña carismática corona esta campa.

Cumbre de Etxaurte - Peña Ancha.

Ameskoa.

Continuamos camino hasta otra cumbre, Aitzandieta en el bosque de Arnotegi, donde hoy a despegado una bandada de buitres a unos pocos metros de nosotros.

Seguimos junto a la valla.

Bosque de Arnotegi.

Banda de buitres.

De nuevo por bosque llegamos hasta la ermita de San Lorenzo, donde se puede hacer una parada para recuperar fuerzas.

Nos dirigimos hacia la ermita.

Ermita de San Lorenzo.

Ahora por un camino más rodado salimos a una zona de pastos y endeguida llegaremos al Haya de Limitaciones, monumento natural 33 de Navarra.

El camino ahora es por pista.

Señal indicativa del haya monumental.

Adolfo y Piti en el haya de Limitaciones.

Tras contemplar a este colosal árbol, nos dirigimos a la cueva de Los Cristinos con su lago interior. Una sima que cuenta con diferentes versiones del origen de su nombre, unos dicen que era refugio de los cristinos y otros el lugar donde los arrojaban tras ejecutarlos.

Continuamos por pista .

Rodeados por el inmenso bosque de Urbasa.

En este claro está el desvío para la cueva.

Entrada a la cueva de los Cristinos.

Descendemos con precaución.

Veremos esta puerta que da acceso a otra sala.

Techo de la sala del lago.

Lago interior de la cueva de los Cristinos.

Adolfo y yo junto al lago.

Lago interior de la cueva de los cristinos.

Regresamos a la superficie por el mismo camino.

Salimos de nuevo la luz y tras atravesar unas campas, nos desviamos del camino para conocer el bosque encantado de Artea. Desde aquí, regresamos a Larraona por la cuesta de hormigón.

Caminamos por las campas en dirección a Artea.

Bosque encantado de Artea...

...Bosque encantado de Larraona.

POR : GERMATORE

vBulletin analytics