LARRAONA

Bosque encantado

Cueva de los Cristinos

DIFICULTAD: Encontrar la entrada a la cueva

IDA Y VUELTA: 3 horas. 30´

DESNIVEL: 200 m.

DISTANCIA: 8, 3 km.

TRACK GPS

"La libertad es un artículo de lujo "

RADIO PLEBE

Enero 2013

No está muerto, está dormido, envuelto en silencio, bajo el cielo azul y la brisa fresca. De musgo y hiedra es su ropaje y su corazón de piedra. El pequeño corazón de este inmenso bosque, que late bajo una esquelética cúpula de ramas muertas. Muertas no, dormidas, para transitar el invierno Ameskoano. Es el bosque encantado de Larraona. (Germatore)

Un rincón del "Bosque encantado" de Larraona .

Hoy acudiremos al pequeño pueblo de Larraona para ascender en poco tiempo a la sierra de Urbasa. Nos adentraremos en un bosque con grandes hayas y rocas cubiertas de musgo, característico de Urbasa y con su típico aspecto de escenario para cuentos de niños. Más adelante salimos a unas campas donde iremos en busca de la pequeña cueva de "Los Cristinos", de fácil acceso y bonita de ver. Recibe este nombre porque era el refugio de los partidarios de Cristina en las guerras carlistas.

Columnas en la cueva de "Los Cristinos"

Nos desplazamos desde Zudaire a Larraona y dejamos el coche en el mismo pueblo. Hay una pista que asciende a mano derecha hacia la sierra, la seguimos y comenzamos la subida.

Salimos de Larraona por la pista hacia Urbasa.

Esta pista nos conduce hasta la entrada al parque natural de Urbasa desde donde continuaremos por una senda que parte a la derecha del cartel.

Salimos del pueblo y nos dirigimos hacia el parque natural.

Al entrar en el parque veremos un camino a la derecha, lo seguimos.

Desde este punto comenzamos a caminar por el bosque, a nuestra derecha e izquierda veremos emerger figuras de piedra con diferentes formas, nos acercamos al "bosque encantado de Larraona". Hay muchos lugares bautizados con este sobrenombre, que nos puede llevar a confusión ya que el bosque encantado de Urbasa se encuentra en otro punto de esta sierra, más cercano a Olazagutía.

Bosque encantado de Larraona.

Veremos diferentes formaciones rocosas en el camino.

El paseo es ahora agradable, veremos curiosas formas que la erosión a cincelado y tenemos la sensación de estar en un lugar especial.

Continuamos por el bosque.

Espectaculares figuras de piedra.

Tras perdernos por este lugar sin duda mágico, salimos a las praderas. Veremos una roca con forma de perro por donde la senda discurre hacia las campas.

Dejamos el bosque y salimos a las campas.

Un camino parte junto a esta roca.

Al llegar al claro, tomaremos la pista central, poco definida, que se dirige hacia la cabecera de este pequeño valle.

El paseo es agradable y vamos hacia la cueva.

Ignoramos dos desviaciones a la derecha. Al acercarnos a la cabecera del valle, veremos una pequeña senda que se dirige hacia la cueva de Los Cristinos. Esta hoya es difícil de encontrar si no se tiene un G.P.S. o un buen mapa.

Dejamos el camino y continuamos por la senda de la izquierda.

Un pequeño murete de piedras nos conduce hasta la entrada de la cueva.

Seguimos este murete hacia la hoya.

Bajo estas hayas está la entrada a la cueva.

Descendemos por unas escaleras talladas en la roca y comenzamos esta pequeña incursión.

Bajamos por unas escaleras.

Llegaremos a la sala principal.

La cueva no tiene dificultad, una pequeña regata la atraviesa hasta desaparecer por una sima sin peligro.

Seguimos el curso de la regata.

Veremos reflejos dorados en las paredes.

Frente a las escaleras de salida veremos otras escaleras que dan acceso a una puerta y otras salas de esta gruta.

Este tramo es más complicado.

Estalactitas tras la puerta.

En esta parte hay que agacharse bastante, pero las formaciones son más atractivas.

Seguimos descubriendo los rincones de esta gruta..

Hay un lago escondido en algún lugar de esta cueva, pero no he logrado encontrarlo. Lo dejo para otro vez.

Columnas en otra sala.

POR : GERMATORE

vBulletin analytics