Embalse de Irabia

DIFICULTAD: Paseo

IDA Y VUELTA: 1 h 30´(BTT) 2h (andando)

DESNIVEL: 175 m.

DISTANCIA: 10 km.

TRACK GPS

" Que fuimos, somos y seremos nada"

Marea

Octubre 2011

Los árboles de la selva se bañaban con la luz amarillenta del atardecer. Una suave brisa agitaba levemente las copas multicolores del gran hayedo, desplazando en su monótono balanceo charcos de sombra bajo el tupido ramaje que cubría el valle tranquilo, sumiendo en un extraño sopor a los habitantes de aquel bosque encantado; el último reducto intacto de la gran masa forestal que en otro tiempo cubría todo el continente. (Germatore)

Selva de Irati. Al fondo el pico de Orhi.

Hoy daremos la vuelta al embalse de Irabia. Incrustado en el corazón de la selva de Irati, es un hermoso paseo por uno de los bosques mejor conservados de Europa y es precisamente en otoño cuando nos ofrece sus imágenes más hermosas.

Embalse de Irabia.

Tomamos la carretera que nos acerca hasta el hermoso pueblo de Orbaitzeta y desde allí continuamos por la misma carretera, atravesando el pueblo y dirección a la antigua fábrica de armas.

Orbaitzeta.

Antes de llegar a la fábrica de armas, hay un desvío hacia el interior de la selva de Irati con un cartel indicativo del embalse de Irabia, seguimos por este desvío. Llegaremos a un punto donde han puesto una caseta con un guarda forestal, se paga tres euros y puedes continuar hasta las inmediaciones de la presa, siguiendo siempre la pista cementada.

Nos dirigimos a la derecha al aparcamiento de la presa.

Salimos siguiendo la pista y cruzamos la presa, nada más cruzar la presa, tomamos la senda que asciende a la izquierda

Salimos en dirección a la presa.

Nada más cruzar la presa tomamos una senda a la izquierda.

Seguimos las marcas verdes y blancas y avanzamos disfrutando de este increíble ecosistema, hayas y abetos enormes reflejados en el espejo del embalse, y de fondo, la música de cientos de aves que amenizan el camino con sus cantos de despedida ante la inminente llegada del duro invierno pirenaico.

Una imagen del embalse.

Continuamos por el camino, siempre inmersos en el tupido bosque que circuncida el embalse deteniéndonos para inmortalizar estas idílicas imágenes.

Atravesamos un puente de cemento para cruzar una lengua del embalse.

Cruzamos por este puente.

Continuamos siguiendo las marcas verdes y blancas y llegaremos a una pista de piedras, seguiremos camino girando a mano izquierda.

Al llegar a este punto giramos a la izquierda.

De nuevo el hayedo nos muestra su flamante estampa otoñal en un camino que no puede aburrir a nadie, tal es su belleza.

Camino entre las hayas

El reflejo de la selva

Llegaremos a un nuevo puente, lo cruzamos y continuamos por la izquierda en dirección a la presa.

Cruzamos el río y giramos a la izquierda.

Ahora continuamos envueltos en una galería verde como una selva de cáñamo.

Nos acercamos al final

El viaje llega a su fin, antes de regresar al parking, pasamos por otro parking donde hay un mirador desde el que se aprecia la esencia este rincón de la selva de Iraty.

Abodi, Irabia y Orhi al fondo.

En pocos metros llegamos al aparcamiento y terminamos este recorrido circular por la selva de Irati.

Río Irati entre la espesura del valle de Aezkoa.

POR : GERMATORE

vBulletin analytics